jueves, 7 de mayo de 2009

Un nuevo futuro

Hace un mes, me encontré la siguiente noticia en el diario El País:

Microsoft se rinde ante la Wikipedia y cierra Encarta tras 16 años

Es interesante ver como los imperios se crean y al tiempo ellos mismos caen. Sin duda, uno de los grandes avances de la divulgación cultural fueron las enciclopedias. Desde hace unos años, las llamadas enciclopedias (en papel) tuvieron un crecimiento impensable, y millones de personas se lanzaron a comprar volúmenes y vólumenes de cultura, que nadie leía al completo, pero que eran fácil es de consultar para cualquier tipo de duda. Sin embargo, ante una sociedad de la información, de la divulgación masiva y los avances científicos, pronto surgió una problemática:

¿Cómo se podrían actualizar unos libros que se suponía aunaban todo el conocimiento?

Pronto, las editoras resolvieron el problema, había que enviar anualmente un nuevo volumen que añadiera la información vertida en el nuevo año. Y pronto también alcanzaron un cierto gigantismo que era insostenible.

Con la llegada de la era digital, llegaba la posibilidad de cambio, y ahí vinieron brillantes ideas como la planteada en Encarta. Primeramente fueron hermanas pequeñas de los volumenes en papel, pero pronto, a medida que los sistemas de almacenamiento y compresión eran mejores, alcanzaron cotas más altas de volumen informativo. Sin embargo, ha llegado el momento de decir que fueron un gran paso intermedio pero no el paso definitivo, puesto no contaban con el fenómeno de internet. ¿Para qué almacenar algo en DVD y tener que actualizarlo anualmente, cuando hay algo que sé que existe pero no tengo y por tanto no ocupa espacio; y al mismo tiempo, puedo acceder a ello cuando quiero? Y no sólo eso, sino que se actualiza cada instante, en diferentes idiomas, y trata sobre temas tan dispares, que ni todos los DVD de la Encarta recogen...

El futuro estaba claro, lo único que faltaba era enterrar la anterior tecnología, que fue útil, pero no definitiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada